Alpha's Manifesto

A black and white figure's thought-hive

Auriculares y conversores digitales-analógicos

La búsqueda del sonido perfecto

Siempre fue de mi filosofía que si uno pasa mucho tiempo en una determinada actividad, debe hacer toda la inversión posible para que sea muy disfrutable. Es muy parecido a la Ley de Amdahl: siempre conviene invertir en mejorar las partes más grandes y, como aconsejan muchos sistemas de productividad, solucionar los problemas más graves primero.

En mi caso, la cuestión era relativa a la música. Prácticamente todo el tiempo estoy escuchando música, así sea mientras trabajo, mientras me divierto, mientras leo algo, o simplemente de fondo mientras hago algo más. Tener una buena experiencia mientras escucho música iba a ser, entonces, para mi un cambio muy grande en la forma en la que puedo apreciarla.

Para aquellos que no conozcan mis gustos musicales, se trata de estilos de música en donde realmente se hace un uso continuo de la banda de frecuencias disponibles. Pasando por el heavy metal y el metal sinfónico, terminando en el power metal, el electro dark y el dubstep. Este es el tipo de música (aunque no los únicos) en donde ser escuchados con buena y con mala calidad dejan ver dos obras completamente distintas, y como siempre digo “hechas para ser escuchadas a alto volumen”.

(Read more →)

La confianza por el equipo

El manual de Nick Fury para coordinar equipos

Cuando escribí mi review de la película Avengers mencioné lo siguiente:

Nick Fury es el coordinador de ese movimiento [Avengers defendiendo al mundo], y con su actitud de badass se encarga de dejar claro qué es lo que estamos enfrentando y qué es lo que él está dispuesto a hacer.

De hecho, ese último punto me gusta mucho y lo usaré como referencia luego. Se nota mucho como él, creyendo en su grupo a pesar de las deficiencias del mismo, pone en peligro mucho de su persona y de su carrera personal para permitirles hacer lo suyo. Ya habrá otro post sobre eso.

Esta parte de la película (no se preocupen, no arruinaré la trama) me trajo una anécdota muy interesante y algo que quiero destacar sobre la forma en la que MakingSense busca hacer su trabajo. En esta historia, el Consejo (autoridad) no creía que los Avengers fueran la solución y deciden hacerlos de lado, haciendo caso omiso de las recomendaciones de Nick Fury y sus palabras de esperanza. Cuando ellos, de forma determinante, deciden que el grupo de Nick no tiene nada que hacer, él deja todo de lado. A riesgo de perder su carrera, ser acusado de traición y hacer fracasar toda la operación, él toma un lanzacohetes y elimina un avión del Consejo.

¿Qué mejor forma de demostrar que tenemos confianza en nuestro equipo que tomar un lanzacohetes y defender al equipo, arriesgando todo?

(Read more →)

La belleza entra por los ojos

Una historia real

Una muy bonita anécdota que tenemos para contar cómo nuestro trabajo en User Experience comienza a dar sus frutos es una historia que a César le gusta contar, específicamente por la fuerza que esta historia tiene.

La historia comienza con MakingSense trabajando en una propuesta para un cliente nuevo. Siendo nuevos en nuestras tratativas con esta empresa (una empresa con altos estándares de seguridad), queremos realmente mostrar lo mejor que tenemos. La aplicación que debíamos realizar era desafiante desde el concepto que trataba, porque involucraba mucha seguridad, muchas tecnologías nuevas y muchas características que ayudan al usuario pero hacen difícil de congeniar con las anteriormente mencionadas. Nuestros arquitectos trabajaron en resolver ese problema pero las propuestas siempre resultaron más concretas cuando se puede ver el resultado final.

Entonces también se invirtió mucho en la zona de User Experience de esta propuesta. Sabrán ustedes que estamos haciendo presión sobre este tema últimamente (y si andan leyendo por aquí, seguramente lo habrán notado). Creemos que el UX es un factor de valor agregado, creemos que cuando todo lo demás está bien hecho, este marca una diferencia increíble.

De vuelta en la historia, el equipo de MakingSense trabajó en hacer un buen pre-diseño de user experience, lo que involucraba el desarrollo de flujos de usuario, screenshots de cómo podría llegar a verse el producto, muchos mockups y pequeños prototipos que nunca vieron la luz, pruebas de concepto, etc. Cuando uno trabaja para un proyecto que no es proyecto aún, sabe que está en riesgo. Sabe que si no se concreta la oportunidad, fue tiempo y dinero perdido.

El día de la propuesta se acercaba y las gotitas de sudor iban siendo más comunes en la frente de los involucrados. Se hizo muchisimo hincapié en esos screenshots, se cuidó hasta el ultimo detalle, se hicieron varias rondas del desarrollo del UI (interaction design, wireframes, IA) hasta llegar al diseño final con el que se estaba listo para presentar.

Finalmente, el día llegó.

César asistió a esa reunión en donde nos presentábamos de manera formal con nuestro cliente (aunque ya había habido tratativas informales anteriormente) y pusimos el proyecto sobre la mesa. Se explicó por qué MakingSense era apropiado para hacer el proyecto, se explicó qué teníamos en mente para solucionar su problema, y se mostraban algunas pantallas que ejemplificaban cómo podría haber quedado el sistema terminado.

En ese momento de la reunión la tensión subió. El arquitecto que pertenecía al cliente interrumpió la conversación, dijo “Esperen”, y se fue de la habitación. En menos de dos minutos estaba de vuelta con alguien más, y lo presentó como el CEO de la empresa.

“Quiero que él vea lo que ustedes pensaron”, nos explicó. “Estas pantallas son más de lo que teníamos en mente, definitivamente queremos que esto se vea así, y que de ahora en adelante, todo lo que hagamos sea así.”

Traduciendo la experiencia, ellos sabían lo que querían que el sistema haga. No sabían la diferencia que se podía hacer con UX, no sabían que se podía brindar una experiencia totalmente nueva y agradable, especialmente cuando los sistemas tienen muchos requerimientos de seguridad, o cuando la complejidad son los árboles que no dejan ver el bosque.

La propuesta se convirtió en proyecto y el cliente se convirtió en partner, y hemos trabajado juntos para lograr maravillosos productos.

Anécdota: Belleza de la destrucción

"¿No es hermoso?"

Hoy me levanté con ganas de contar anécdotas, y hace tiempo que tenía ganas de escribir sobre esto así que el momento se dio oportuno. Disfruten de la historia, seguramente vendrán más como esta en el futuro. PM, si estás leyendo esto, gracias por la maravillosa anécdota y las enseñanzas.


El profesor de arte

Hace varios años ya, cuando yo estaba en secundaria, durante un año tuvimos una clase sobre Arte Contemporáneo (para ser sincero, no recuerdo el nombre exacto de la materia, pero era algo sobre arte). La materia debía de ser una especie de introducción a los artes en general aunque nuestra orientación particular era sobre ciencias naturales. Un poco de balance apropiado.

El primer día de dicha materia, sin mucha gloria apareció el profesor, a quien yo ya conocía de otro ámbito más personal. Esta persona, si bien yo ya tenía mis ideas privadas sobre su personalidad y su profesionalidad, ciertamente no era un artista (¿o lo era?). Ciertamente nos demostraría luego que tenía muy buenas habilidades para el discurso y para abordar el tema.

Adelantando un poco los meses, ya había pasado más de la mitad del año, y estamos situados en Septiembre. Específicamente, en Septiembre del 2001. Como muchos sabrán, ese mes, y específicamente, el 11 de Septiembre, fue un día algo preocupante para todos los que viéramos las noticias. Estados Unidos había sufrido un ataque terrorista que había derribado las torres del World Trade Center, utilizando aviones como armas. Muchas vidas se perdieron y mucha gente se sintió asustada de qué vendría luego. Esto ocurrió un Martes, un Martes 11 muy inusual.

El shock post-tragedia

El siguiente Viernes, si mal no recuerdo, tocaba un rato de nuestra clase de arte. Como en este caso la clase era más corta, no teníamos receso desde la clase anterior. El profesor entró directamente al aula y dejó sus cosas sobre la mesa. Nadie lo saludó ni él saludó a nadie. Venía muy concentrado en algo. Revolvió su maletín y sacó un periódico, extendiéndolo y mostrándolo a toda la clase.

El silencio nos invadió.

El periódico mostraba una primera plana, en página completa del ataque del 11 de Septiembre. Específicamente, la página era una fotografía a color de una torre con el segundo avión estrellándose, mientras la nube de humo negra del primero seguía saliendo y oscureciendo el cielo. Los pensamientos y recuerdos morbosos nos hacían pensar que incluso mirando en detalle podría verse gente que estaba saltando para evitar la embestida del segundo avión. La parte inferior de la foto tenía algunas letras blancas como título, que se destacaban entre el azul oscuro de los vidrios de la torre y el nefasto humo que subía al cielo.

Nadie sabía qué decir. El profesor rompió el silencio.

— Díganme… ¿no es hermoso?

Si antes estábamos mudos, ahora estábamos en shock. Él pareció darse cuenta de haber dicho algo terriblemente equivocado, pero hizo una corrección sin retractarse.

— Ya sé que es algo trágico, pero dejemos eso de lado un momento. ¿No es majestuosa esta imagen? ¿No los impacta? Esto es arte.

La discusión comenzó y mis recuerdos se vuelven más difusos al respecto, pero en esas tres o cuatro frases había grandes enseñanzas. Estuviéramos de acuerdo o no, nadie podía negar que la imagen era impactante, y que nadie podía sentirse indiferente. A todos nos producía un sentimiento, fuera el que fuera. A todos nos movía por dentro, a todos nos afectaba. No conocíamos a nadie que estuviera en las torres, quizá algunos conocieran gente que vivía en Estados Unidos, la gran mayoria no. Ya habíamos visto las noticias, ya habíamos escuchado sobre conspiraciones, ya habíamos escuchado relatos de víctimas, sobrevivientes por suerte y quienes nunca tuvieron nada que ver.

Pero aún así, la imagen gritaba más fuerte que cualquiera de nosotros.

El resto de la clase careció de importancia. Todo lo que tenía que ser dicho fue resumido en esos cortos momentos.

Manifiesto: Cerrando el 2011

Se me ocurrió hacer esta especie de recuento en la que resumo el año personal, a modo de balance. Por supuesto, muchas cosas van a quedar afuera de este resumen, tanto por privacidad personal como por respeto a otros. Si creés que deberías estar acá y no estuviste, sacá un número porque van a ser muchos, y no por desmerecerlos.

En cuanto a mi vida, como varios saben, la comencé en Estados Unidos este año (menos una semana de Enero pero… quién cuenta los días?). El estilo de vida es distinto, el estilo de la gente es distinto, las ciudades son distintas, las comodidades son distintas, la forma de vivir y aproximarse a las cosas es distintas. Muchos podrán abogar por beneficios y otros podrán resaltar desventajas (y de hecho, todo eso ya fue hecho), pero la verdad es que me siento más cómodo. El tipo de vida nuevo me ha traído una comodidad especial, no en lo material sino en la forma de vivir. No creo encontrar las palabras exactas – al menos no ahora – para lo que quiero decir, pero espero que se entienda. Mi vida personal ha mejorado mucho y hemos disfrutado mucho de ella en detalles y en cosas importantes.

Me hice más adepto a las películas, creo que este año cuento unas dieciséis reseñas en mi blog pero sé que ví varias más. No parece realmente mucho pero tengo años con cuenta nula. Volví a la lectura (técnica todavía, tendré que en poco volver a la ficción – ¿podría ese ser un propósito para el año que viene?). Comencé a tener en cuenta técnicas de mejor productividad personal, y mi objetivo era que mis 8 horas de trabajo me alcanzaran para mi trabajo y para auto-mejora en el trabajo. Estoy muy muy cerquita de lograrlo y parece que pronto me van a dar una ayuda enorme, pero vamos a hablar de trabajo luego. Pronto volveré a la música (yay?), y de a poco quizá vuelva a la escritura (yay?). Este año sólo he publicado las reseñas de películas, algunos juegos y cinco sueños.

¡Volví a jugar! Hacía años que no jugaba, este año disfruté de Portal 2 (como no podía esperarse menos), varios juegos experimentales ([1], [2], [3]). Esperando poder probar luego Deus Ex (Human Revolution) jugué a Deus Ex (el primerito) y Deus Ex: Invisible War. Jugué al Halo (al primero), posiblemente luego continúe con la saga. No hice review de ellos porque realmente no sé qué comentar que sea nuevo. Amplié mi ámbito de juego a las consolas. Tras haber probado Soul Calibur y algunos otros de XBox, me quedé atrapado con Zelda Skyward Sword (ay, qué adicción).

Ahora sobre trabajo… mi cambio ha generado un gran cambio en lo que mis responsabilidades eran, y si bien me tomó un tiempo entenderlo, creo que he logrado cierto buen desarrollo. No es un mérito propiamente mío, me ha tocado un equipo de trabajo impecable y que realmente es responsable y de confiar. (Si alguno de ustedes lee esto, felicítense de mi parte.) Me desempeñé un poco más en management que en desarrollo en sí, pero no me atrevería a llamarme manager, me faltan años para tener la experiencia necesaria. Me he basado en la comunicación y hemos resuelto problemas bastante graves con entendernos todos un poco más. Y esta es la anécdota más interesante que tengo: hemos hecho un éxito de un proyecto que no debió serlo. Creanmé, ese proyecto estaba en su apocalípsis y las bombas seguían llegando. Lo logramos like a boss.

De a poco me abrí un poco más y comencé ciertos proyectos de investigación, algo que siempre me había llamado. Comenzamos a darle más seriedad y estoy llevando a cabo varios proyectos para hacerlo real. Esto es algo que debe seguir pasando, pero me emociona mucho.

Como para darle más interés, me he codeado con mucha gente por acá que me ha dado una nueva visión de lo que es mi trabajo (eventos, colegas, conocidos). Realmente se trata de innovación, realmente se trata de empujar la industria para adelante. No voy a creerme que yo voy a ser quién haga revoluciones industriales, pero ya me hicieron creer que mi aporte puede ser una semilla de eso. ¡Me llevaron a ser opinólogo! Resulta que ahora respondo preguntas de productividad, programación, bases de datos, experiencia de usuario, y algunos más por ahí. Me gusta más mantenerme al tanto, me gusta más saber lo último. Me satisface poder dar rienda suelta a mi curiosidad.

¡He empezado a cuidar mi apariencia! ¿Quién lo creería? He encontrado un balance entre sentirme cómodo y verme bien (aunque dudo eso último), hasta he recibido halagos de diversa gente por mi forma de vestir y verme. Debo reconocer que he recibido mucha ayuda con esto, no es mérito mío tampoco, pero creo que ha sido un gran avance.

¡He vuelto a clases! La experiencia no fue tan placentera como la esperaba. Tomé cursos online en Stanford, y pensé que tres cursos serían soportables. Lo fueron, pero requirieron mucho esfuerzo de mi parte y lo que menos quisiera es frustarme con ellos. Quiero disfrutarlos. El año que viene haré un par más, vamos a ver. También he vuelto a la tesis de mi vieja carrera (debo agradecer a A. M. por esa oportunidad, me ayudó mucho y fue quién me ofreció la oportunidad y el contexto que yo necesitaba para embarcarme en eso). Quién sabe, quizá en un par de años sí tenga mi título de ingeniero después de todo.

¡Agrandamos la familia! Ahora en casa Lino y Sable ambos haciendo de las suyas. Cada tanto se merecen algún tweet porque no me dejan de sorprender. No sería lo mismo sin ellos.

Por último (y sólo por ser lo más importante), tengo que dar un reconocimiento extra a Tassy, realmente ha hecho mucho por mí, desde detalles a cosas increíblemente importantes. Innumerables. Increíbles. Este año ha sido precioso compartirlo y toda esta aventura no sería lo mismo si no hubieras sido parte de él. ¡Por muchos más y más aventuras!

El balance es positivo. ¡Salud! ¡Por un nuevo año bueno para muchos! ¡Happy new 2012!

Nueva etapa

Parece que por fin parte de todo lo que andaba esperando se dio, y entonces me encuentro escribiendo ahora desde la ciudad de Austin, Texas, empezando una nueva etapa de mi vida. Alguien por ahí (gracias JF) preguntaba si existía la posibilidad de tener una “bitácora del capitán”, de forma que mis nuevos descubrimientos en esta tierra fueran publicados junto con mi experiencia personal. Yo creo que sí, y de hecho, me agrada la idea.

Espero estabilizarme pronto y volver al blogging nuevamente, espero que vuelvan los links del día, y que tenga publicaciones más multimediales. Por lo pronto, mi nueva conexión 3G me permite acceso constante a la información, y a la publicación de la misma, de forma que verán muchas más cosas en mi perfil de Twitter, y por supuesto, muchas más tonterías que se me vayan ocurriendo. Pero, espero, serán de su agrado.

Saludos a todos y esperemos esto remonte nuevamente!ç

Soy un zorrinito texano.

¡Feliz Navidad! (Aunque tarde)

Por primera vez en muchos años, en nochebuena envié un mensaje de texto a mucha gente felicitándola de corazón. Como suele pasar en las primeras veces, I FAIL. Aparentemente el mensaje salió como un MMS grupal que muchos no han podido leer (otros sí).

Seas uno de esos o no, quiero aprovechar a dar un saludo de corazón a toda la gente que pueda ver este mensaje. Puede que seamos más cercanos o no, puede que nos hayamos visto hace poco o puede que hayan pasado años y no nos hayamos visto. Quizá no nos hayamos visto nunca. No importa, seas quién seas te deseo una feliz Navidad (o sea lo que sea que celebres, religioso o no) y que tengas un buen tiempo en esta época de fiestas/vacaciones/festividades.

Si eres de los que recibió mi mensaje y te molestó el hecho de verte incluido con más gente, o incluso con gente con la que no te llevas bien (lo lamento, pero mis amigos no son amigos de mis amigos), te pido disculpas y espero que aún así estés teniendo unas buenas fiestas.

Saludos a todos.

Soy un zorrinito navideño.

Cómo es el infierno

El infierno no está tan lejos. Yo lo sé, he estado ahí, de forma que puedo apostarlo con mucha más seguridad que cualquiera de ustedes. No dudo que imaginan viajes interdimensionales, criaturas místicas, luces fuertes, azufre y fuego. Pero no, estos lugares no son tan bonitos. No fueron creados para turistas, pero sí tienen una buena propaganda entre todos nosotros. ¿Lo sabían? ¿Siquiera les importa? Si es así, quédense con este anciano para que les cuente un poco más sobre él.

Bueno, sí. Puedo ver en todas sus caras la sensación curiosa, la necesidad de saber cómo se ve o cómo es. Sin embargo, la música es muy similar: cada quién la escucha de una forma diferente, cada uno tiene una experiencia personal y única con ella. Puedes aprender a amar los músicos clásicos y sus obras maestras, pero también puedes encontrar sentimientos únicos de ruido electrónico mezclado. De la misma forma, puede que te llegue a gustar el infierno y que lo demás te desagrada. Esa es la razón por la que nadie sabe esto: simplemente es imposible de describir.

Los colores funcionan de una forma similar. ¿Cómo sabes siquiera que ves los mismos colores que todos los demás ven? ¿Simplemente porque tienen el mismo nombre? Pendejadas. Los nombres son sólo palabras, y de la mayoría de las palabras que usan todos los días no deben ni conocer el significado real. Creen que tienen control de su vida pero esa es otra mentira. Piensen en cualquier cosa de la que se sientan orgullosos, cualquier meta que hayan logrado. Ahora… ¿fue esta realmente su logro o solo tuvieron suerte de estar ahí?

No me digan “Trabajé duro para esto.” Esas también son pendejadas. Más gente de la que ustedes imaginan trabaja más duro y no tiene ni la mitad de lo que ustedes tienen. ¿Qué sobre ellos? ¿No merecen los resultados de sus esfuerzos? ¿O quizá sólo ustedes tuvieron suerte y ellos no?

Volvamos al tema del infierno. Quizás encuentren una relación más cercana con los sentimientos. Los sentimientos son distintos para cada persona, incluso cuando usemos las mismas palabras para todos ellos.

¿Alguna vez se sintieron abrumados por el odio? ¿Totalmente ciegos, furiosos, perdidos en la furia y hambrientos de destrucción infinita? Ahora nos estamos acercando. Quizá estén enojados por algún tema específico que les haya tocado vivir, o sobre cierta cosa que les haya ocurrido. Ahora imaginen que cada cosa simple lo hace peor. Imaginen que cada visión de cada cosa, cada objeto los exaspera tan jodidamente que ni siquiera recuerdan lo que estaban haciendo hace un momento. Simplemente no lo saben. Simplemente no les importa.

Finalmente, imaginen que están completamente conscientes de lo que sienten, de cómo eso les hace comportarse y cómo se muestran ustedes al mundo. Podrían llamarlos demonios, una persona totalmente enferma o loca. Por supuesto, sería totalmente mejor si alguien se apiadara de ustedes y los sacara de su miseria. Pero hay un cierto punto en donde comienza a gustarles…

Se encuentran a ustedes mismos en este mundo jodido quién sabe cómo, donde todo es absolutamente despreciable. No pueden hacer nada más que acostumbrarse a eso, disfrutar de su deseo de masacre total cada día y ocasionalmente, darse la oportunidad y dejarlo salir. Secretamente destruyen, matan, mienten, lastiman, desprecian, traicionan. Nada importa, nada en absoluto, necesitan hacerlo. Está en ustedes, es todo lo que son.

Creo que ahora me entienden. Pero sé lo que están pensando. Sí, se siente como un tipo de tortura, pero solamente si son personas de verdad y pueden comprender lo que acabo de decir.

¿Cuál era la razón para todo esto? No lo saben, no les importa. No pueden preocuparse de que les importe. Están completamente destrozados desde adentro hacia afuera con esas fuerzas que forcejean para explotar y liberarse.

Peor aún: no están solos. Pueden ver más gente en su tal-llamada-vida día tras día, y ellos están tan terriblemente jodidos como ustedes, o peor. No lo saben. No les importa. Simplemente saben que ellos están ahí y están queriendo destruirlos tan pronto como puedan. Tienen que evadirlos, pero al mismo tiempo quieren destruirlos también. Ya conocen el dicho: ustedes o yo. Y por supuesto que seré yo, hijo de puta. No les dejarán llevarse su parte, porque por supuesto los odian más de lo que se odian a ustedes mismos. Incluso si no lo hicieran, no dejarán que ellos tengan la oportunidad de deshacerse de ustedes.

No necesitamos fuego, demonios, tridentes centelleantes, lanzas, o todas esas invenciones enfermas que el hombre creó. El dolor ya está en ustedes, y es parte de ustedes. Es definitivamente mucho mejor si están solos, indefensos, sufriendo, día tras día, hasta que simplemente no puedan darse cuenta de cómo el tiempo pasa. Piensen en minutos, horas, días siendo desperdiciados de esta forma. ¿Soportable? Para nada. Ahora piensen en meses, años, décadas. Sí, ellos vendrán, y no, no hay nada que puedan hacer al respecto. ¿Qué harán al respecto? ¿Qué harían? ¿Lo saben? Claro que no. Ni siquiera lo saben. Ni siquiera les importa.

Necesito irme ahora, de forma que terminaré mi explicación de forma breve. ¿Por qué iríamos a un lugar así? En realidad no lo sé, pero siendo sincero no me importa. Quizás es algún tipo de intervención divina solo por diversión. Quizás es simplemente así. Quizás lo merecemos. Es mi mejor intento de entenderlo.

Una última cosa: no vamos allí cuando morimos. Vamos allí cuando nacemos. Sí idiotas, me entendieron. Ese lugar es el mismo mundo en el que vivimos día tras día. Púdranse con toda esa mierda de rescatar a las ballenas, de salvar al mundo y vuelvan a su asqueroso trabajo, sus patéticas mentiras a sus seres queridos y todos los secretos ocultos que tienen. Ustedes son iguales que todos los demás, odiando y destruyendo todo y a todos los que estén en su camino, porque por supuesto “Yo lo merezco”. A la mierda con ustedes. A la mierda con lo que merecen. No merecen nada.

Ahora muévanse de mi camino y déjenme ir de una vez por todas. Gracias. Yo sólo seré un mal recuerdo para ustedes y no sabrán si todo mi discurso fue una mentira o la verdad real. No lo sabrán. No les importará.

What hell is like

Hell is not so far away. I can tell, I’ve been there, so I can place my bets with a lot more security than any of you. I’m sure that you imagine journeys through dimensions, mystical creatures, bright lights, sulfur and fire. But no, these places are not so fancy. They were not created for tourists, but they do hold great propaganda between all of us. Did you know? Did you even care about that? If so, stay with this old man so I can tell you a little more about it.

Well, yes, I can see in all of your faces the curious feeling, the need to know what it looks like or how it is. However, music is pretty much alike: everyone hears it in a different way, everyone has a personal and unique experience with it. You may learn to love classical musicians and their masterpieces, but you may also find unique feelings arising from scrambled electrical noise. In such a way, you can get to like hell and find yourself disgusted from anything else, but you won’t find not a single reason you can use to teach your experience to someone else. That’s the reason nobody know this: it is just impossible to describe.

Colors also work in the same way. How do you even know you’re seeing the same color as anyone else does? Just because you call them by the same name? Bullshit. Names are just words, and for most of the words you use every day you don’t even know what they really mean. You think you have control of your life but that’s another lie. Think of anything you’re proud of, any achievement you’ve made. Now, was it really your achievement, or were you just lucky to be there?

Don’t say “I worked hard for this.” That’s also bullshit. More people than you imagine work harder and don’t even get half of what you’ve got. What about them? Don’t they deserve the results of their efforts? Or maybe you’re just lucky and they’re not?

Back to the hell subject, maybe you’ll find a closer relation with feelings. Feelings are different for everyone, even when we use the same words for all of them.

Have you even been overwhelmed by hate? Being totally blinded, furious, lost in anger and starving for infinite destruction? Now we’re getting closer. Maybe you’re angry about a specific subject that came to you, or about a certain thing that happened. Now imagine every single thing sums up to that. Imagine every single sight, every single object enrages you so fucked up that you don’t even remember what were you doing a moment ago. You just don’t know. You just don’t care anymore.

Finally, imagine you are completely self-aware of what you feel, of how it makes you behave and how you show yourself to the world. A demon you might be called, a totally insane person. Of course, it would totally be better if someone just put you out of your misery. But at a certain point, you begin to like it.

You will find yourself in this somehow fucked up world, were everything is absolutely despicable. You can do nothing but get used to it, enjoy your desire for total massacre every day and from time to time, give yourself the chance and let it all out. You secretly destroy, you kill, you lie, you hurt, you despise, you betray. Nothing matters at all, you need to do it. It’s in you, it’s all you are.

I think now you get me. But I know what you’re thinking. Yes, this feels like this is some kind of torture, but only if you’re a real person and you get to understand what I’ve just said.

What was the reason of it all? You don’t know. You don’t care. You can’t afford to care. You are completely taken out and ripped from the inside out with those forces that struggle to explode from you and get out.

Even worse: you are not alone. You see other people in your day to day so-called-life, and they are so badly fucked up as you, or even worse. You don’t know. You don’t care. You just know they are there and they are willing to destroy you as soon as they can. You have to avoid them, but at the same time you want to destroy them too. You’ve heard the saying: it’s you or me. Of course it’s going to be me, motherfucker. You won’t leave them take your part, ’cause of course you hate them more than you hate yourself. Even if you didn’t, those aren’t going to have the chance of getting rid of you.

We don’t need fire, demons, sparkly tridents, spears, or all that sick invention man has created. The pain is already into you, and it is part of you. It’s definitely better if you’re on your own, defenseless, suffering, day by day, until you just can’t notice how time goes by. Think of minutes, hours, days being wasted on all this. Bearable? Not at all. Now think of months, years, decades. Yes, they will come, and no, there’s nothing you can do about it. But what will you do about it? What would you do? Do you know? Of course not. You don’t even know. You don’t even care.

I need to get off now, so I’ll finish my explanation shortly. Why would we go to a place like that? I actually don’t know, but I really don’t care. Maybe it’s some kind of divine intervention for the sake of having fun with us. Maybe it’s just the way it is. Maybe we deserve it. That’s my best shot at it.

One last thing: we don’t go there when we die. We go there when we’re born. Yeah fuckers, you got me. That place is the same world we live on every day. Fuck all that fancy bullshit about rescuing the whales, about saving the world and get back to your lousy work, your pathetic lies to your dear ones and the hidden secrets you’ve all got. You’re the same as everyone else, hating and fucking up everything and everyone in your way, ’cause of course “I deserve it”. Fuck you. Fuck what you deserve. You deserve nothing.

Now get the fuck out of my way and let me go once and for all. Thanks. I’ll be just one bad memory to you and you won’t know if my whole speech was a lie or the real truth. You won’t know. You won’t care.

2do Congreso de Ateísmo

Se me ocurrió que como humilde asistente podría brindar mi opinión de lo que fue el pasado fin de semana con el 2do Congreso Nacional de Ateísmo, realizado en Mar del Plata. Tuve la suerte de poder asistir a él, y la suerte de no estar presente en los disturbios ocurridos gracias a un grupo católico (más detalles acá), pero fuera de eso, me interesaba más que nada comentar como fue mi experiencia desde adentro de las conferencias.

Desafortunadamente, mis tiempos y otras circunstancias me jugaron en contra y pude asistir a muchas menos charlas de las que tenía planeadas originalmente.

A la charla de Ateísmo adogmático, dada por Fernando Lozada (Ingeniero Mecánico y Artista Plástico de CarneSerVida), llegué prácticamente sobre el final. Parecía ser realmente muy interesante, y si no me equivoco por lo que entendí, se extendió hablando sobre cómo suele desarrollarse el pensamiento dogmático y el pensamiento adogmático (o lo que algunos denominan pensamiento libre) y ventajas y desventajas de cada uno. Lo planteaba desde un punto de vista muy individual, es decir, cómo esto afecta al desarrollo del pensamiento de una persona. Las preguntas que hicieron al final me ayudaron a comprender algunos de los conceptos que me había perdido a lo largo de la charla, pero supongo que de eso trató. Si alguien estuvo por ahí y gusta de correjirme, con gusto recibo las correcciones o comentarios.

La segunda charla en la que estuve fue la de Diego Golombek, la que no puedo calificar como menos de sublime. Más allá de lo altamente interesante de su charla, titulada Las Neuronas de Dios, condensó la información de una forma muy apropiada, la explicó de forma muy entendible, muy clara, concisa, y hasta graciosa y simpática. Podría decir que hasta hizo show de su exposición, sin por eso quitarle nada de seriedad. Tocó temas relacionados a la neurobiología, con datos, experimentos y demostraciones en vivo, tocó temas relacionados a la neuro-sociología (si es que no estoy mezclando más términos e invento ciencias que no existen), y habló de cómo un sistema de creencias (religiosas o morales o lo que fuera) de alguna forma condicionan la forma en que actúa nuestra mente (para bien o para mal), y cómo estudiando esto se puede comprender mejor el comportamieto humano. Habló de estudiar el comportamiento religioso con bases científicas, no los propuestos de la religión. Habló de visiones religiosas y sus relaciones patológicas, habló de percepción como nuestra realidad (fenomenología) y de sensación como filtro de nuestra capacidad de conocer al mundo. Habló de cómo la religión, Dios, y otras cuestiones son conceptos que existen, son innegables, ya sean construcción nuestra o no existen y son reales, y la ciencia debe tratarlos (y ahora comienza a tratarlos) como tal.

En el resto de las charlas de ese día no estuve presente, sino hasta las del día siguiente. Presencié la charla de Héctor Palma, denominada Metáforas y otros desvíos religiosos en la comunicación pública de la ciencia. Sinceramente, no me llevé una buena impresión de la charla para nada, y no fue hasta el final en donde la charla logró tomar un poco de color y al menos yo logré comprender qué quería decir con desvío cuando hasta entonces solo se encontraba criticando uso de analogías religiosas cuando se tratan de publicación científica (o no). Hay cosas que no me cerraron para nada, como por ejemplo, decir que no existe un debate por la existencia de la teoría del diseño inteligente. Yo entendí lo que quiso decir: como la teoría del diseño inteligente no es meramente científica, no hay discusión que valga la pena. Sin embargo, hay gente que sí la sostiene y más allá de que los argumentos que presente sean válidos o no, sí hay una discusión. Por supuesto, la discusión se basa en la validez de los argumentos (si ya estuviera determinado, no habría discusión, y no tanto como para que un gobierno considere que eso debe formar parte del sistema educativo). Como exta, noté que la justificación de muchas apreciaciones de Palma eran la opinión propia, y si bien comprendo que él ha estudiado mucho sobre el tema, creo que debería fundamentarse en algo un poco más sólido. Espero equivocarme. Por último, noté que las pruebas eran de un rango muy estrecho de publicaciones y temáticas, lo cual no es una buena señal de investigación (estos hechos fueron mencionados y escudados bajo el hecho de que “deberías leer mi libro para entender bien lo que quiero decir” [sic]). No voy a extenderme sobre el tema, más que mencionar que la charla tampoco dispuso de ningún planeamiento ni línea propuesta, y que la charla fue un tanto redundante, espiralada en desarollo y lenta, en base a lo que el Dr. Palma podía improvisar mientras charlaba. Nuevamente, espero estar equivocado, pero eso fue lo que aprecié el sábado, realmente tenía mejores espectativas.

La segunda charla del sábado santo fue “Mesa de Debate: Sexualidad y Género”. Debo decir que me gustó bastante lo expuesto, pero que de Mesa de Debate no tuvo absolutamente nada, y mucho menos, algunas de las exposiciones carecían de una conclusión en base a los datos expuestos. No quiero que me den todo masticado, por supuesto, e imagino que la razón habrá sido poder argumentar sobre lo expuesto para formar dicha mesa de debate, que desafortunadamente no se dio. Fueron tres exposiciones, una sobre la situación de la educación sexual en Argentina, y la segunda sobre cómo es que existen dos polos muy marcados a favor y en contra de las familias homoparentales por parte de la legislación, y argumentos en favor y en contra. Sin conclusión nuevamente, pero creo que la razón era la misma. La tercera de las exposiciones fue improvisada pero bastante recta, enfatizada en el hecho de que la sociedad necesita un cambio como muchas veces lo necesitó, y de cómo cada vez más disciplinas están apoyando la existencia de una variedad de géneros, y que esta es una de las bases fuertes para comenzar a darnos cuenta que la vista social ya no está aplicando a la sociedad que tenemos. Me agradó mucho, especialmente algunas cosas que fueron dichas con las cuales me siento muy de acuerdo y me hicieron mucho sentido.

Con eso se completó mi asistencia del sábado. No estuve lo suficiente como para presenciar la manifestación creyente en el teatro, pero creo que en cierta forma eso fue bueno. Nunca me gusta formar parte de disturbios. El domingo, por razones que escaparon a mi control no pude asistir a las charlas. Aproveché y por cuenta propia vi un documental que pasarían ese mismo día, llamado Libranos del Mal (Deliver us from Evil). Sólo puedo calificarlo de morboso y poco informativo. De hecho, me pregunto si por ser tan extensivo en un caso específico es válido como documental sobre el tema tratado. Para quién no lo conoce, es la historia personal de varias familias y su relación con un padre que de a poco va descubriendo sus inclinaciones pederastas, y cómo la Iglesia Católica va tapando sus culpas, sólo para permitir que la situación vuelva a ocurrir. Detalles: más de los necesarios. Realmente no sé qué sentido tenía la proyección de este documental en un congreso donde el tópico central es el libre pensamiento. De hecho, no se me ocurre en qué congreso sea válido la proyección de este documental. Acepto disyunciones, y me gustaría escucharlas.

Eso ha sido mi pobre participación y reseña del 2do Congreso Nacional de ateísmo. Personalmente, creo que la experiencia valió la pena, y muy seguramente en el futuro volveré a participar si se me da la oportunidad. De seguro que con el paso del  tiempo y la adhesión de más gente, todo vaya mejorando y entonces cada vez valdrá más la pena la presencia.

Soy un zorrinito congresista.

Update: Parece que alguien puso en Vimeo la charla de Diego Golombek: Las Neuronas de Dios.