Someone save us from REST es el título de un curioso artículo de Rob Connery. Lo curioso es que por lo general REST es una buena práctica y es muy popular y deseado en cuanto a la organización semántica de nuestras aplicaciones web (o de los servicios que estas expongan).

La idea de REST es utilizar toda la complejidad que HTTP provee para dar un sentido más semántico a las operaciones que realizamos. De esa forma, pedir una página y enviar información deberían usar verbos distintos, e incluso deberían haber verbos distintos cuando esa información es nueva o se está modificando información existente. Al mismo tiempo, las URIs deberían ser identificadoras de recursos (de ahí su nombre) y no simplemente direcciones web. Ese es un pequeño resumen, pero la historia va mucho más profunda sobre la idea de darle un significado a las operaciones que se realizan en internet.

Rob Connery lo ve como las peleas grammar-nazi que ocurren en la internet. Es verdad lo que dice y pueden que tengan razón, pero realmente no es tan útil, y hay más discusión y confusión que verdad tras todo ello. Su punto de vista es que se están exagerando mucho las posiciones sobre esta discusión y que nadie tiene realmente una posición 100% clara de lo que REST significa, porque no hay un estándar al respecto.

Soy un zorrinito semántico.