Juan Diego Raimondi
Juan Diego Raimondi
1 min read

Categories

Tags

Para algunos servicios en donde se comparten links, como redes sociales, o como simple comodidad para compartirlos, es muy útil que las URLs sean acortadas. Es decir, que en lugar de tener un http://www.example.com/posts.php?postid=2313&searchterm=search&l=en, podemos tener algo como http://bit.ly/6bCxjl, que lleva al mismo lugar. No sólo eso, muchos servicios de acortamiento de URLs (como Bit.Ly, que acabo de mencionar), ofrecen URL-tracking, que nos permite saber cuánto o de dónde se han usado las URLs que hayamos compartido.

Más allá de eso, quería comentar de un servicio que vi funcionando la semana pasada (ya no, pero tengo esperanzas de que vuelva a funcionar) llamado http://to/. Sí, tal cual, no tiene nombre de dominio. Este acortamiento de URLs parece que lo introdujo el gobierno de Tonga (habrán sido ellos realmente?) y podría acortar nuestra URL de ejemplo a algo como http://to/EVFaj. (No la prueben, no funciona, incluso aunque redireccione, no va a ningún lado).

Pero hasta que ese funcione, podemos probar cualquier cantidad de otros servicios disponibles hoy por hoy, algunos ya muy conocidos:

Cabe destacar que algunos consideran que las URLs cortas “rompen” la internet, porque como usuario, uno no sabe a dónde va a parar, y como bot (como los de Google que surfean la internet), se encuentran con que en realidad los links llevan a un lugar que no es el destinado (ya que estos en realidad funcionan haciendo redirecciones). Para revertir estas situaciones existen servicios como Real-URL, LongURL, Untiny.me y PrevURL.

Soy un zorrinito acortado.