Hace no mucho hablamos un poco sobre la importancia y los beneficios del cloud computing, o la computación en la nube, como muchos quieren traducir el término. Volviendo sobre la idea, es el concepto de tener sistemas distribuidos para los cuales muchas computadoras físicas a lo largo y a lo ancho de internet están colaborando para un fin común. Puede que estas computadoras sean computadoras personales, o puede que sean servidores dispuestos a ese fin en algún lugar fuera de nuestro alcance.

Independientemente de eso, deberíamos saber que esto no es algo nuevo y que ya existen muchas plataformas y servicios disponibles gracias a esto, seguramente muchos de los cuales conocemos a través de grandes empresas como Google y Microsoft (no pensaron que Google Docs estaba en un solo servidor, o que las descargas de Microsoft estaban todas en el mismo lugar, verdad?). Pero en realidad existen muchos servicios variados de muchas empresas, algunos disponibles al público y otros no.

Para guiarnos en todo eso es que viene el link del día de hoy, llamado Cloud Computing Ecosystem, un “mapa” que nos muestra qué distintos servicios y para qué distintos fines están disponibles desde qué empresas y qué disponibilidad tienen al público. El mapa está dividido en tres partes verticales y tres horizontales. De las verticales, tenemos por un lado a los servicios disponibles públicamente, a los servicios pagos, y a servicios privados. De las horizontales, tenemos los tipos de servicios divididos según su uso: aplicaciones (ya pre-armadas), plataformas (para desarrollo de aplicaciones), o servicios de infraestructura.

Por último, cabe preguntarse por qué alguien armaría un mapa así (más allá de aparecer como nominado al link del día). La respuesta es que la empresa que lo mantiene, llamada Appirio, es una empresa que brinda soluciones informáticas e integración de sistemas utilizando una gran variedad de servicios en la nube de los cuales ellos dicen ser partners. De esta forma, podemos generar soluciones de negocios enteramente tercerizados en internet, en donde nuestra información estará disponible desde cualquier lado y (supuestamente) segura y accesible.

Soy un zorrinito nublado.