Juan Diego Raimondi
Juan Diego Raimondi
1 min read

Categories

Tags

Recuerdo haber hablado más de una vez sobre distracciones y productividad. Varias de esas veces he mencionado que si podemos darle un toque interesante a lo que estamos haciendo, casi a modo de juego o de desafío, la actividad se vuelve mucho más divertida, y por supuesto, nosotros nos volvemos más concentrados hacia ella.

Un muy buen ejemplo de este caso es TDGotchi, autodefinido como una mascota virtual que nos permite mejorar nuestra práctica de Test Driven Design (TDD).

Se trata de una mascotita, una especie de ninja pixelado que tendremos en nuestro entorno de Eclipse, y que mientras vamos avanzando con ciertas reglas en el proceso de TDD (rojo a verde, verde a verde con refactor, verde a rojo con cambios?) este gana puntos y va evolucionando.

¡Velemos por la seguridad de nuestra mascotita y mejoremos nuestros procesos!

…y más allá de eso, tengamos en cuenta una buena forma en la que se da ese _toque especial _a los procesos tediosos.

Soy un zorrinito tedioso.