Juan Diego Raimondi
Juan Diego Raimondi
1 min read

Categories

Tags

Quería dejar pasar un poco más de tiempo para poder indagar en detalle sobre esto, pero aparentemente no hay demasiada información, o al menos no más allá de lo que los fabricantes disponen para el público.

Aparentemente, hemos llegado al punto en donde la computación cuántica entró al mundo de los negocios, y hay empresas que ya disponen de estos bebés para la venta en general. Por supuesto, están un poco caros (según MicroSiervos, de donde me enteré, hablamos de unos 10 millones de dólares), y más todavía si consideramos que no son demasiado potentes todavía (128 qubits). Ah, no es para cualquier ambiente tampoco, la instalación toma algo así como un mes, en donde la mitad del tiempo son testeos de entorno para ver si nuestro cuarto (?) es lo suficientemente estable para la computación cuántica.

Sin embargo, son algo totalmente novedoso y por eso interesante, muy seguramente en poco tiempo ya tendremos modelos que sean más alcanzables y más estables para el resto del mundo, para nosotros, los no-ricos.

Si les interesa la tecnología detrás de esto, pueden visitar la misma página del producto, D-Wave One, en donde tienen varios documentos de distinto nivel técnico explicando cuál es la ciencia detrás del telón. Aparentemente, hasta hay varios papers de reconocimiento oficial por ahí.

Soy un zorrinito pobre.