Como protesta a todos los clientes que no pagan a los trabajadores freelancers, específicamente del área del software, la gente de Freelancers Union presenta La Factura Más Grande del Mundo, en donde cada trabajador no pagado deja su línea para que sea añadida a la factura. (Y yo me enteré gracias a la gente de Clients From Hell.)

El objetivo de esta iniciativa es despertar los intereses de aquellos que puedan legislar regulaciones para que quienes sufren día a día esto tengan un respaldo legal sobre el cual apoyarse. Hoy, según parece, es un poco difusa la situación y los freelancers no son tan tomados en serio.

Soy un zorrinito caro.