Favorites

Una amiga mía preguntó en DeviantArt: ¿por qué favean? ¿Qué hacen con sus favoritos?

La pregunta me parece un poco más profunda de lo que aparenta ser en una primera leída. Los favoritos y la forma en la que se usan pueden ser un fenómeno de internet en sí mismo y la cultura 2.0. Quisiera hablar un poco de eso.

En caso de que estén viviendo debajo de una roca (en cuyo caso, felicitaciones por haber llegado a este blog), los favoritos son generalmente un mecanismo por el cual podemos expresar nuestro gusto particular por contenido disponible en alguna aplicación. Se puede expresar de distintas formas, pero lo que lo distingue de un like de Facebook es que tenemos la posibilidad de volver a ellos y mostrarlos, o no, públicamente. Podemos generar una colección propia de favoritos que luego podremos usar para varias cosas.

Esta capacidad plantea una serie de preguntas, porque si disponemos la capacidad de clasificarlos, ¿de qué forma los clasificamos? En casos contados, esa clasificación ya viene dada por nosotros, como GitHub que nos permite indicar nuestro soporte por un proyecto o indicar nuestro soporte Y estar actualizados sobre un proyecto. En casos como esos la decisión es obvia. Pero en otros casos en donde nosotros podemos definir esa clasificación, ¿qué criterio se usa?

Otra pregunta que se nos plantea es qué utilidad le damos a estos favoritos, puesto que tenemos la posibilidad de volver a ellos y de compartirlos. Pueden ser para mostrar apoyo a un artista o al creador de la obra en general, o puede ser para usar de referencia futura, puede ser para generar una colección virtual temática, o puede ser para sólo juntar cosas que nos gustan (y en ese caso, ¿cuál es el mínimo de “me gusta” que debe tener algo para elegirlo como favorito?).

Como extra, en general los favoritos se muestran junto con nuestro perfil al conviertirlo en favoritos. De alguna forma, nuestro perfil entonces tendrá contenido que elijamos de alguien más — nuevamente la pregunta es: ¿qué criterio utilizar?

Favoritos públicos

Existen sitios como DeviantArt o Twitter, en donde los favoritos son públicos. De alguna forma, cualquiera que visite el perfil puede ver los favoritos de uno y darse cuenta de qué es lo que nos agrada. En mi caso personal, no sólo hago de mis favoritos cosas que me gustan, sino cosas que me agradan tanto que estoy dispuesto a asociarlas conmigo. Tanto como si estuviera al lado de un extraño y decirle “Este es el tipo de cosas que me gustan”. Son favoritos que estoy dispuesto a compartir, aunque no lo hago activamente. Las redes sociales disponen de una forma de compartirlo (por ejemplo, Twitter y su Retweet), mientras otras no (DeviantArt, para usar los mismos ejemplos).

Yo rara vez vuelvo a revisar esos favoritos, pero probablemente debería. Con el tiempo, el criterio de uno cambia, y muchas cosas de antes ya no son tan valiosas o tan asociables con nosotros.

Favoritos privados

Existen sitios como Tumblr (o Google Reader, ¡por un mes más!), en donde los favoritos son privados. En este caso los uso como referencia personal, de cosas a las que me interesa volver en el futuro. Cosas que quiero revisar, o leer o investigar con posteridad. La integración de servicios fue una herramienta muy importante para que yo pudiera centralizar todo eso (por ejemplo, un starred de Google Reader se va a Instapaper, un favorito de Twitter se va a Instapaper, etc.)

No tengo posibilidad de mostrar estos y de alguna forma tengo una libertad más privada de elegir lo que me gusta y lo que no. Es como no preocuparse en decorar, si nadie va a verlo.

Suelo pensar que la mayoría de nosotros hace algo parecido, pero hay un pequeño detalle: no son exactamente 100% privados. Por ejemplo, Tumblr le informa al publicador original a quién le gustan sus obras, o Feedly indica a cuánta gente le gustó un artículo en particular. ¿Supongo que también puede utilizarse el favorito como una forma particular de mostrar apoyo? Yo no lo hago de esa forma.

Casos híbridos

Hay casos híbridos, como Youtube, en donde los favoritos pueden ser públicos o privados, o mejor aún, los privados pueden compartirse con un grupo selecto. Google+ y Facebook son también ejemplos.

Aquí yo hago ambas cosas que mencioné antes, desde guardar referencias a mostrar cosas que me gustaría que se asociaran conmigo, a utilizarlos para compartir cosas que un grupo particular de gente que conozco disfrutaría.

Por ejemplo, uno de los favoritos implícitos de Youtube es Watch Later, una lista privada en donde guardamos las cosas que nos gustarían ver después. Otra puede ser una lista privada de música que tengo para cuando quiero escuchar, pero que no me interesa que todos vean públicamente, o videos graciosos que me sacan una sonrisa y no necesariamente quiero asociados conmigo.

¿Y ustedes?

Me interesa escuchar alternativas, ¿cómo trabajan ustedes con los favoritos?

Las preguntas son:

  • ¿Qué criterio usan para “favoritear” algo?
  • ¿Comparten esos favoritos con otra gente? ¿Y de qué  forma?
  • Pasado el tiempo, ¿vuelven a sus favoritos? ¿Con qué propósito?